Colegio joan miro palma

Joan Miró. Cinco Décadas. 1931 – 1981

El edificio de la Fundación, diseñado por Rafael Moneo, muestra exposiciones temporales de una selección de piezas de Joan Miró. Vivió en Mallorca entre 1956 y 1983. Los talleres de Son Boter y Son Abrines están abiertos al público.

Si piensa venir en autobús, puede tomar los autobuses 46, 4 y 20, operados por la Empresa Municipal de Transportes de Palma (EMT). Se bajará en la parada número 714 en el número 104 de la calle de Saridakis. Si toma el TIB necesita el autobús número 104. También existe el autobús turístico Palma City Sightseeing.

– Para mayores de 66 años- Pensionistas- Titulares del Carnet Jove o carnet de estudiante- Personas con discapacidad (acreditación)- Visitas de grupos (de más de 10 personas que no vengan de AAVV o TTOO)- AAVV o TTOO: 20% de descuento sobre las tarifas generales expuestas- Asociaciones/organizaciones o instituciones con convenio especial

– Los sábados: 15:00 – 18:00 + Primer domingo de cada mes: 10h – 15h- Menores de 16 años- Miembros acreditados: Consejo Internacional de Museos (ICOM), AAVIB Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears, agencias de viajes, Colegio Oficial de Guías de Turismo y agentes de viajes (durante su actividad), desempleados, periodistas, investigadores.- Voluntarios de la Fundación- Días de puertas abiertas (si caen en lunes, el museo permanecerá cerrado al público):

Taller Sert. Estudio de Joan Miró. Trailer

A lo largo de su carrera artística, Joan Miró había soñado con el estudio perfecto, su espacio de trabajo ideal donde todo era posible. Sin embargo, no fue hasta los 60 años, con la ayuda de su buen amigo Josep Lluís Sert, antiguo alumno de Le Corbusier, cuando estableció su estudio de Mallorca que ahora ha reabierto tras una amplia restauración de la Fundació Miró Mallorca.

Miró y Sert se conocieron en París en la década de 1930. Sert se exilió a América en 1939, donde pasó los años de la guerra trabajando en urbanismo. En 1953, tras un año como profesor visitante en Yale, asumió el cargo de decano de la Escuela de Diseño de Harvard. Para entonces, de vuelta en Europa, Miró había comprado unos terrenos en los suburbios de Palma con magníficas vistas sobre el Mediterráneo.

Artista y arquitecto iniciaron un largo intercambio de ideas: su objetivo común, crear el ansiado espacio de los sueños.  El estudio debía estar anclado en la tierra, con baldosas de terracota, pero alcanzar el cielo con su característico tejado en forma de pájaro.

El proyecto fue la primera construcción de Sert en Europa desde su exilio, y sólo pudo visitar el lugar una vez mediante un visado especial para visitar a su madre moribunda. En su ausencia, la construcción fue supervisada por el cuñado de Miró, Enric Juncosa.

Joan Miró 1893-1983

Joan Miró Ferra nació en 1893 en Montroig, cerca de Barcelona, hijo de un orfebre-relojero.  A los 14 años ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, pero no fue un buen alumno y sus primeros esfuerzos desanimaron a sus padres, que le convencieron de que dejara el arte en 1910 por un puesto en una oficina.  Sin embargo, en 1912 retomó el pincel e ingresó en la Academia Galí, donde tuvo la suerte de contar con profesores que no eran estrechos de miras y que le animaron en su individualidad.  Tuvo la oportunidad de ver varias exposiciones de arte francés contemporáneo: Impresionistas, fauves, cubistas y el catalán exiliado Picasso.    En 1918, el marchante de arte de Barcelona, Dalmau, presentó la primera exposición individual de Miró.

Después de la guerra, Miró viaja por primera vez a París en la primavera de 1919, y regresa el invierno siguiente, convirtiendo en rutina pasar los inviernos en París y los veranos en España.  En 1921, realiza su primera exposición individual en París, que atrae a la crítica pero no a los compradores.  Vivió en circunstancias difíciles hasta 1925, cuando su controvertida exposición en la galería de Pierre Loeb se convirtió en un tremendo éxito.

Historia del arte para niños – Joan Mirò

En un entorno sublime, con vistas a las brillantes aguas de la bahía de Palma, se encuentra la Fundació Pilar i Joan Miró a Mallorca; el estudio, la galería, el museo y el jardín de esculturas que fueron el hogar del artista catalán Joan Miró.

No está situado en un lugar de paso; es una peregrinación dedicada, pero oh, merece la pena. Miró también creó la Fundació Joan Miró en su ciudad natal, Barcelona, en un lugar igualmente elevado, como centro de estudios e investigación artística. Pero el grupo de edificios de Mallorca es el lugar en el que vivió y trabajó durante casi 30 años, y su apego a este paisaje quedó patente en su obra. Sus últimos años en la isla fueron los más prolijos de su carrera artística, con un tercio de toda la obra de su vida realizada aquí, en sus dos estudios mallorquines: el Estudio Sert y Son Boter.

Con una carrera que abarca siete décadas, Miró produjo pinturas, esculturas, libros de arte, tapices y cerámicas. Adoptó las ideologías de la época: fauvismo, surrealismo, dadaísmo, cubismo y expresionismo abstracto. Su obra era única, ya que utilizaba colores vivos y trazos enigmáticos, y sus símbolos y motivos distintivos hacían referencia a la vida catalana mientras bailaban en su plano bidimensional. Para mí, su obra es hipnotizante.