Colegio economistas de aragon

Economía

Aragón (UK: /ˈærəɡən/ ARR-ə-gən, US: /-ɡɒn/ -gon; español y aragonés: Aragón [aɾaˈɣon]; catalán: Aragó [əɾəˈɣo]) es una comunidad autónoma de España, coextensiva con el Reino medieval de Aragón. En el noreste de España, la comunidad autónoma aragonesa comprende tres provincias (de norte a sur): Huesca, Zaragoza y Teruel. Su capital es Zaragoza. El actual Estatuto de Autonomía declara a Aragón como nacionalidad histórica de España.

Con una superficie de 4.720 km2,[3] el terreno de la región varía desde los glaciares permanentes hasta los valles verdes, las ricas tierras de pastoreo y los huertos, pasando por las áridas llanuras esteparias de las tierras bajas centrales. Aragón cuenta con numerosos ríos, entre los que destaca el río Ebro, el más caudaloso de España, que atraviesa toda la región en dirección oeste-este por la provincia de Zaragoza. También alberga las montañas más altas de los Pirineos.

En enero de 2021 [actualización], la población de Aragón era de 1326261 habitantes,[4] de los cuales algo más de la mitad vivía en su capital, Zaragoza. En 2020, la economía de Aragón generó un PIB de 34687 millones de euros, lo que representa el 3,1% del PIB nacional de España,[5] y actualmente ocupa el sexto lugar en producción per cápita, por detrás de Madrid, País Vasco, Navarra, Cataluña y La Rioja.[6]

Edirc

La Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón es una entidad privada, sin ánimo de lucro, creada para promover el uso del hidrógeno como vector energético. Promovida por el Gobierno de Aragón, se constituyó en 2004 con el apoyo de la administración, la industria y los principales actores de la sociedad de diferentes sectores de actividad.Veintiocho entidades, centros de investigación y empresas apoyan la puesta en marcha de esta iniciativa, que va ganando nuevos apoyos año tras año, y que hoy se ha convertido en un patronato formado por 68 miembros de importancia clave para la economía aragonesa. Con el apoyo de los miembros del patronato, la Fundación trabaja día a día por el desarrollo de nuevas tecnologías del hidrógeno integradas con las energías renovables y el fomento de la participación de Aragón en actividades económicas relacionadas con el uso del hidrógeno como vector energético.La misión de la Fundación es llevar a cabo la organización, gestión y ejecución de un amplio abanico de actuaciones con el fin de generar, almacenar y transportar hidrógeno, para su uso en pilas de combustible, en aplicaciones de transporte o para la generación de energía distribuida. De este modo, pretende fomentar la investigación, el desarrollo tecnológico, la cogeneración y la adaptación industrial, contribuyendo a la modernización industrial y a la mejora de la competitividad.http://hidrogenoaragon.org/en/

Recursos naturales y comunidades locales: la evidencia de una mina de oro peruana

Desde su creación, la ACPUA ha fortalecido e intensificado las relaciones con todos los grupos de interés y ha ideado fórmulas de trabajo conjunto para organizar eventos o emprender proyectos con importantes instituciones y agentes sociales como:

Asimismo, el mantenimiento de un adecuado clima de trabajo y cooperación mutua en el ejercicio de sus actividades, así como la garantía de actitudes de tolerancia y no discriminación en cualquier circunstancia, es una prioridad absoluta para ACPUA. El compromiso de ACPUA con estos principios se plasma en la adhesión de la Agencia a la Declaración de Luxemburgo y al Pacto Mundial de Sostenibilidad Empresarial.

ACPUA está adherida al Pacto Mundial de Naciones Unidas (GCI), apoyando, defendiendo y haciendo cumplir a todos sus trabajadores y colaboradores los 10 Principios del mismo en materia de derechos humanos, normas laborales, medio ambiente y anticorrupción. Con más de 12.000 entidades firmantes en más de 145 países, se trata de la mayor iniciativa voluntaria de responsabilidad social corporativa del mundo.

Colegio economistas de aragon del momento

Este artículo analiza la relación entre la estatura masculina y la edad al morir y su evolución en el tiempo entre los reclutas nacidos en catorce pueblos del noreste de la España rural. Un total de 1.488 reclutas nacidos entre 1835 y 1939 (y que murieron entre 1868 y 2019) han sido incluidos en el análisis (basado en el estudio de 3 subperíodos: 1835-1869, 1870-1899 y 1900-1939). Los datos de estatura se han obtenido de los registros de reclutamiento del servicio militar y la información demográfica y socioeconómica de los fallecidos se ha obtenido de los archivos parroquiales y de los censos. Los datos se han relacionado según criterios nominativos utilizando métodos de reconstitución familiar. Para el análisis estadístico se han utilizado regresiones lineales por mínimos cuadrados ordinarios (MCO) con estimación robusta de la heteroscedasticidad. Los resultados sugieren una relación positiva entre la estatura y la duración de la vida a largo plazo. Para las cohortes de nacimiento de 1835-1869, los reclutas con una estatura de 170 cm o más vivían de media 7,6 años más que los reclutas que medían menos de 160 cm. Esta diferencia en la esperanza de vida tendió a desaparecer para las cohortes de nacimiento de 1900-1939, beneficiando especialmente a los conscriptos de baja estatura que tenían mayores posibilidades de aumentar su promedio de vida. Las razones que podrían explicar estos cambios podrían residir en las mejoras experimentadas por este grupo en cuanto a sus condiciones de vida, salud y nutrición durante el siglo XX.